El sujeto de la transmisión de la fe es toda la Iglesia. Todos los bautizados estamos llamados a evangelizar pero la Iglesia, en este caso la Misión, delega esta tarea en los catequistas.

Pero, ¿cuál es el objetivo de la transmisión de la fe?

El Objetivo es propiciar el encuentro con Jesucristo. ¿Para qué? Para vivir la filiación divina; para vivir como hijos e hijas de Dios; para experimentar la paternidad de Dios.

Y, ¿cuál es la finalidad de la transmisión de la fe? La finalidad de la transmisión de la fe es la edificación de la Iglesia. Los frutos de la transmisión de la fe son la inserción en la Iglesia como comunidad de los testigos del Resucitado.

¿Cuáles son los instrumentos para llevar a cabo la transmisión de la fe?

Los instrumentos para la transmisión de la fe son: La liturgía, la vida sacramental, la predicación, la catequesis, la piedad popular y el testimonio de vida.

Para garantizar una transmisión de la fe sistemática, integral, orgánica y jerarquizada contamos con dos instrumentos: la catequesis y el catecumenado.

La Catequesis de Iniciación Cristiana: Su objetivo es incorporar a la comunidad que vive, celebra y testimonia la fe.

1º. El primer anuncio, el Kerygma. Está dirigido a los no creyentes y a aquellos que, de hecho, viven en la indiferencia religiosa. Su finalidad es anunciar el Evangelio y la conversión en General a quienes todavía no conocen a Jesucristo. Los medios que se utilizan en este primer anuncio: retiros, convivencias, ejercicios espirituales, cursillos de cristiandad, proyecto Alfa, etc.

2º. La catequesis. Características:

2.1. Es un proceso orgánico y sistemático.

2.2. No se reduce a lo circunstancial u ocasional.

2.3. Se centra en lo esencial, en lo común.

2.4. No es mera instrucción, formación. Es educar para vivir en cristiano.

2.5. La catequesis debe incorporar a la comunidad.

3º. El catecumenado. Características:

3.1. Destinado a los adultos

3.2. Puede ser bautismal o post-bautismal.

3.3. El objetivo del catecumenado es educar para una fe cristiana adulta.

El catequista: Características que debe tener:

- Madurez humana y cristiana

- Aptitudes para realizar la tarea.

- Deseos, ganas de realizar la tarea. Debe ser un vocacionado.

- El catequista debe haber experimentado el encuentro con Dios en Jesucristo. No se puede transmitir aquello que no se ha vivido, que no se vive; aquello que no se ha experimentado.

- El catequista debe estar incorporado a la comunidad que vive y celebra la fe.

- El catequista debe estar en comunión con la Iglesia.

IMPORTANTE: La catequesis no es mera instrucción o información. La catequesis es educar en la fe y se educa, sobre todo, por el ejemplo de vida.



So
Mo
Di
Mi
Do
Fr
Sa
24
25
26
27
28
29
30
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
30.09.2017 10:00
Reunión del Consejo Misional